Wikia

Literatura Respuestas

Escriba su pregunta aquí

Biografía de meso monica?

Discusión0
14.009preguntas en este wiki

Lauriel de los santos Editar sección

Nació en la región de san martín, pero ella es de corazón loretano. Tenía programado desde el año pasado regresar a Iquitos para celebrar mis 30 añitos (vaya que me pongo a pensar en el número 30 y me dan escalofríos), pues casi nunca festejé los 29 anteriores; y así lo hice hace dos semanas atrás. Llegué a esta cálida ciudad que me trae recuerdos y tengo amigos y enemigos como cualquiera; pero también tengo muchas ganas de regresar a hacer prensa en algún medio de comunicación que me quiera acoger (recibo propuestas, mentira), pues no soy de oficina, pero me las arreglo para sobrevivir en cuatro paredes.

Pero no es eso el tema, hablaba de mis tres décadas y lo primero que pienso es ¡¡¡que horror!!! ¿30? ¿No puede ser? ¿Y ahora que sigue? 31, 32, jejeje en fin. Pero me tranquilizo, pero sigo asustada igual, quizá por que me da miedo, ¿Miedo? ¿Qué dije? Debo estar loca, pues recuerdo que mi hermana que ya tiene 31 me dijo “tu quizás estas vieja yo recién empiezo a vivir. Bueno que más da, total no hay cuenta regresiva, jejeje. Pero también digo, estoy regia y me siento súper bien, tengo un hijo maravilloso e inteligente como yo y eso es lo que importa.

Cuando hace más de un mes hablé con Jaime Vásquez, este me comentó que iba a traer a Ernesto Cardenal para la IV Semana del libro, entonces pensé que sería mi oportunidad para conocerlo, faltando pocos días para la realización de este gran evento cultural decidí viajar. Al día siguiente de mi estadía en Iquitos, encontré a Jaime y al poeta Percy Vílchez en el living del Dorado Plaza, esperaban al grande, al maestro, al rimador, al vate, al lírico (y más) Ernesto Cardenal y a Juan Bosch a quienes yo no había visto en persona hasta el momento (pero mis labios pronunciaron varias veces sus nombres antes que ellos llegaran a Perú). De pronto aparecieron y Jaime me dijo nos acompañas, ya se imaginan qué respondí, así que nos fuimos a la Municipalidad de Maynas donde Salomón Abensur y un grupo de funcionarios esperaban al poeta, pero más alegría me dio cuando llegamos al mercado artesanal de San Juan, caminé junto a él, me sentía muy emocionada y le tomaba algunas fotos que quedaron en Pro & Contra.

El sábado mientras esperábamos que zarpara la lancha hacia Ceiba Tops, el maestro Cardenal me saludo, no escuché exactamente que me dijo, pero Ángel Vásquez me dijo te está saludando al que respondí ¡sí! Me acerqué a su lado y emocionada no sabía que decirle y de pronto se me ocurrió hablarle sobre la hora del desayuno que un día antes él y Juan Bosch no se ponían de acuerdo, al final desayunaron mucho más temprano de lo acordado. Así que en ese momento me senté a su lado y Ángel se ocupó de tomarme una foto junto a él. Ya en la noche, en el auditorio del albergue, recitó varios versos y todos los presentes estaban emocionados.

El domingo, luego que sostuviera varias entrevistas a los medios locales y nacionales frente a la piscina del Ceiba, fue hacia el bar. a tomar un pisco sour, Jaime me dijo que le sacara una foto con él y al llegar a la mesa Juan Bosch me dio un libro de epigramas del gran maestro Cardenal, quien con un gesto de amabilidad dijo que primero lo firmará antes de entregarme, dije gracias, muchas gracias y le seguí tomando fotos cuando estampaba su firma en el libro lleno de versos y a final emocionada me retiré de la mesa sin tomarle la foto a Jaime, que luego le dije que ya anteriormente lo había hecho.

Ya en la noche del domingo Jaime, llevó a Ernesto y a Juan Bosch a cenar en El Zorrito (donde una noche antes comí una cecina con tacacho con unos amigos) donde comió de todo al igual que Bosch quien preguntó si faltaba algo que probar porque a él le encantaría seguir comiendo ¡que apetito! dije. De pronto, en la cena, Juan Bosch me consultó si escribía poemas y le dije que no, pero sí que mi hermano menor lo hacía, conversamos un poco de la selva, del lugar de donde nací, de las vacas, las gallinas, los patos y más animales de la selva, volvió a decirme ¿escribe poemas?, escribo, pero no poemas le volví a contestar, a lo que Bosch me respondió con su acento nicaragüense: intenta.

Así terminó la cena y luego regresaron al hotel, donde me despedí del maestro Ernesto Cardenal y de Juan Bosch, con un hasta pronto.

Tres obras fundamentales documentan las primeras actividades poéticas de los nativos de La Española, iniciadas en la segunda mitad del siglo XVI. Ellas son: Elegías de varones ilustres de Indias (1589), de Juan de Castellanos (1522-1607); Discursos medicinales (obra inédita cuyo manuscrito se encuentra en la Universidad de Salamanca), de Juan Méndez Nieto (1531-1616) y Silva de poesía (obra también inédita depositada en la Biblioteca de la Real Academia de Historia de Madrid), de Eugenio Salazar y Alarcón (1530-1602)

En Elegías de varones ilustres de Indias, una extensa crónica compuesta de 113,609 versos Castellanos destaca los acontecimientos más sobresalientes de la conquista del Nuevo Mundo y menciona, sin incluir textos de ellos, a los versificadores a Juan de Guzmán, Francisco de Liando, Arce de Quirós y Diego de Guzmán. Del mismo modo, Juan Méndez de Nieto se refiere, en Discursos medicinales, se refiere a la condición de versificadores de Juan de Guzmán y Luís de Angulo.

Eugenio Salazar y Alarcón, por su parte, en la introducción a su Silva de poesía, da constancia de la existencia de los versificadores Francisco Tostado de la Peña, El vira de Mendoza y Leonor de Ovando. De Tostado de la Peña sólo se conoce un soneto escrito en 1573 celebrando la llegada a La Española de Salazar de Alarcón, nombrado Oidor de la Isla el 19 de junio ese mismo año. De Elvira de Mendoza no sobrevivió nada y de Leonor de Ovando se conservan cinco sonetos y unos versos sueltos, escritos entre 1574 y 1580 para responder a igual número de composiciones que les dedicó Salazar en ocasión de diferentes festividades religiosas.

El soneto de Tostado de la Peña carece de valor literario; en cambio, los de Sor Leonor de Ovando, perteneciente al convento Regina Angelorum, testifican la presencia de una lírica sostenida desde los primeros años de vida colonial dominicana..

Marcelino Menéndez y Pelayo, en su Historia de la poesía hispanoamericana, apenas le con-cede valor bibliográfico a los textos poéticos de Sor Leonor de Ovando, ignorando con ello la riqueza descriptiva de los motivos religiosos y la profundidad mística de sus versos. Pelayo no advirtió en Leonor de Ovando que su lírica respondía a la práctica común de los modelos vigentes en la España imperial de entonces. Al respecto ha señalado Carlos Federico Pérez en Evolución poética dominicana Dentro de las líneas del apremio clasicista a que propendía la poética de alto vuelo es posible señalar en Leonor de Ovando particularidades de interés. El concepto místico es una de ellas. La sutileza conceptual obedece a los mismos intereses que en un orden más predominantemente retórico produjeron las modalidades externas del barroco literario, con su abuso de la metáfora, el neologismo y el hipérbaton.

El juego conceptual es parte de lo que luego sería el contenido del mismo fenómeno (31). Además del juicio de Carlos Federico Pérez, Leonor de Ovando tiene privilegio de ser la primera mujer del Nuevo Mundo en incursionar en el terrero de la poesía, anticipándose casi un siglo a la destacada poeta y religiosa mexicana Sor Juana Inés de la Cruz.

Hola Son Unos Mmmg TodosEditar sección

Spotlights de otras wikias
Solicita el tuyo aquí

Wiki aleatorio